QUÉ ES UN ERTE Y CÓMO AFECTARÁ A TRABAJADORES Y EMPRESAS EN ESPAÑA

La gran bajada en la actividad empresarial en España una vez el Gobierno ha decretado el estado de alarma por la crisis del coronavirus provocará una oleada de ERTEs por parte de las empresas, que desde hace varios días se enfrentan ya al gran descenso de la demanda de sus servicios o productos o incluso ante el parón completo de su actividad. El Consejo de Ministros, en su reunión de este martes, ha aprobado la agilización de este procedimiento por el cual las firmas podrán ajustar sus plantillas con motivo de la crisis. Coronavirus, última hora, en directo: España supera los 11.000 infectados.

¿En qué consiste un ERTE?

Un Expediente de Regulación Temporal de Empleo es la adopción por parte de la empresa de una suspensión  temporal de la relación laboral con una parte concreta de sus trabajadores. O lo que es lo mismo, cuando una firma decide despedir a una parte importante de sus trabajadores por un periodo de tiempo.

¿Cuántos tipos de ERTE hay?

Son dos: la suspensión de empleo o, por el contrario, una reducción de la jornada en caso de que no se necesite el despido de los trabajadores.

¿Por qué causas se puede aplicar un ERTE?

El Estatuto de los Trabajadores explica que el Expediete de Regulación Temporal de Empleo se hace obedeciendo a «causas económicas, técnicas, organizativas o de producción».

Las causas económicas se dan «cuando de los resultados de la empresa se desprenda una situación económica negativa, en casos tales como la existencia de pérdidas actuales o previstas, o la disminución persistente de su nivel de ingresos ordinarios o ventas». Las técnicas hacen referencia a cambios «en el ámbito de los medios o instrumentos de producción», las organizativas a cambios «en el ámbito de los sistemas y métodos de trabajo del personal o en el modo de organizar la producción» y las de producción «cuando se produzcan cambios, entre otros, en la demanda de los productos o servicios que la empresa pretende colocar en el mercado».

Cómo solicitar el paro por ERTE: todos los documentos y pasos

¿A cuántos trabajadores pueden afectar los ERTE?

La ley establece un número mínimo de empleados para que las empresas puedan acogerse a ellos. Como en el anterior punto, también hay tres distinciones: las empresas de 100 o menos empleados deberán aplicárselo al menos a 10; las empresas de entre 100 y 300 deberán aplicárselo al menos al 10% y las empresas de 300 o más se lo deberán aplicar, como mínimo, a 30 trabajadores.

¿Cuánto pueden cobrar los trabajadores que estén en un ERTE?

Aunque, en teoría, el procedimiento funciona igual que en caso de despido ‘normal’ (todos los trabajadores que hayan trabajado al menos 360 días en los últimos seis años tienen derecho a paro), los afectados por los despidos del coronavirus no necesitarán acumular ese trabajo previo y tendrán derecho a una pensión por desempleo que será del 70% de la base reguladora durante los primeros seis meses y del 50% a partir de ese momento.

¿Qué se ahorran las empresas con un ERTE?

Las firmas que se acogen a un ERTE se ahorran costes que detalla la asesoría jurídica Lefebvre. En caso de una reducción de jornada, el salario desciende en la parte proporcional que baja la jornada. Lo mismo sucede con las pagas extra, pero no con las vacaciones.

Para la suspensión de empleo, por cada día no trabajado del empleado la empresa deberá descontar los días trabajados y la parte proporcional del descanso semanal. Tampoco se pagan pagas extra ni vacaciones.

Tanto en uno como otros, solo si son por casos de «fuerza mayor» la empresa podrá ahorrarse el pago de la cotización a la Seguridad Social que le corresponde a la parte empresarial.

¿Cómo se ejecuta un ERTE?

La empresa ha de comunicar su intención a los trabajadores, que tienen cinco días para formar una comisión negociadora. A esto le sigue un periodo de consultas de siete días, después de los cuales la empresa debe tomar una decisión y comunicársela a trabajadores y autoridades.

¿Pueden impugnar un ERTE los trabajadores?

Sí. Los empleados tienen un plazo de 20 días hábiles desde la notificación de la empresa. Si el laudo les es favorable, la empresa deberá restituirles su puesto de trabajo o, en su defecto, la parte de jornada que se les ha reducido.

¿Pueden evitar un ERTE las autoridades?

Solo en «casos de fuerza mayor», donde la autoridad competente, «cualquiera que sea el número de los trabajadores afectados», deberá acreditar que los argumentos de la empresa correspondan a esas causas a las que alude para despedir a sus trabajadores.

En el resto de procedimientos, aunque las autoridades laborales pueden aportar recomendaciones y hacer un seguimiento de los casos, no pueden evitar la decisión de la empresa. En este punto hay dos opciones: ejecutar el ERTE de mutuo acuerdo con los trabajadores y sindicatos o, si el acuerdo no llega, hacerlo bajo los parámetros que crea más convenientes, siempre y cuando justifique la idoneidad del ERTE.



Deja una respuesta